sábado, 12 de julio de 2014

La historia de las tapas: en la Edad Media

 La realidad es que la tapa es un tipo de cocina que define la esencia actual de la gastronomía española. Pero para llegar hasta el grado de sofisticación en el que nos encontramos se han dado muchas vueltas.

tapas
En la Edad Media, las tapas consistían en una rodaja de embutido
 Vamos a comenzar una serie de artículos en los que hablaremos de la tapa a lo largo de la historia, y empezaremos con la época más antigua de la que se tiene conocimiento sobre lo que podemos llamar tapa.

Contrarrestar los efectos del alcohol

 

 Existen tres versiones acerca de cómo empezaron a ponerse tapas en las tabernas. La más conocida asegura que el rey Alfonso X el Sabio cayó enfermo y para curarse necesitó tomar unos sorbos de vino, y para contrarrestar sus efectos tomaba algunas porciones de comida. Cuando se repuso de la enfermedad ordenó que los mesoneros sólo sirvieran vino acompañado de algo de alimento para "tapar" el efecto del vino.

 Otra versión cuenta que fue durante el reinado de los reyes católicos los conductores de carretas solían causar graves problemas a la salida de los mesones debido a las grandes cantidades de alcohol que ingerían. Se obligó entonces a colocar sobre el vaso un plato con algo de comida fría, como embutidos y queso, y solo cuando se había terminado el plato se podía levantar la "tapa" y beber. Así se buscaba que al estar llenos de comida no pidieran más bebida y no se emborracharan tanto.

Como medida de higiene

 También se dice que fue en la época de los reyes católicos durante un viaje a Cádiz en el que pararon en una taberna en la que había una gran cantidad de moscas. Con el fin de que el vino no contuviera ninguna, el rey Fernando pidió que le taparan el vaso con una loncha de embutido que tuviera. Con las palabras "Aquí tiene su tapa, majestad", el tabernero le sirvió el vino al colocar una loncha de salchichón, lo que comenzó a convertirse en un costumbre en poco tiempo en todas las tabernas y mesones de España sobre todo en el verano, cuando las moscas proliferaban.

 ¿A ti cuál de las historias te parece la más creíble?

Publicar un comentario