domingo, 14 de diciembre de 2014

Restaurante Lugaris: Casi un "estrellado"

 El restaurante del que voy a hablar hoy es posiblemente el que más categoría tiene de todos los que he visitado alguna vez. Se trata del restaurante Lugaris (o Lvgaris), un chalet ubicado en una de las zonas de Badajoz que más restaurantes tiene.

 Reconozco que tenía algo de miedo de acudir a probar la cocina de este lugar, ya que conozco personalmente a uno de los propietarios y chef de Lugaris, Javier García, ya que quiero hacer una crítica totalmente neutral. Y eso es lo que he hecho.

Aperitivo

aperitivo Lugaris
 Una vez que nos sentamos y elegimos el vino con el que acompañaríamos la comida, nos sirvieron un aperitivo bastante original: una mousse de paté ibérico con nueces y pasas, acompañado de salsa de frutos rojos y un chorro de aceite de oliva. La mezcla es deliciosa, y de hecho me ha dado una idea para preparar algo parecido próximamente.

Los platos

torta de la Serena Lugaris Decidimos tomar un entrante para compartir y pasar directamente a los segundos. El entrante era una apuesta segura, pues tomamos queso de torta de la Serena, que nos pusieron con un poco de pimentón de la Vera espolvoreado por encima.


 Como segundo plato nos decidimos por la carne. Uno de los platos fue una carrillera estofada con salsa de vino tinto absolutamente deliciosa, con una carne que se deshacía solo con clavar el tenedor, seña inequívoca de buena calidad y de una preparación adecuada.

carrillera Lugaris El otro plato de carne fue un solomillo de cerdo ibérico con salsa de setas. Sorprendentemente, en lugar de servirnos unos medallones de solomillo, el plato era un solomillo entero servido en dos trozos. Estaba preparado al punto (con el centro sonrosado, como debe ser) y acompañado de espárragos trigueros. También estaba muy rico, aunque particularmente me gustó más el plato de carrillera.
solomillo Lugaris
 Tras disfrutar de unas carnes tan ricas pasamos al postre. En este caso ya teníamos pensado antes de llegar lo que íbamos a elegir, pues en la carta ponía que tienen tiramisú casero y es un postre que nos encanta.

 Aunque hay que reconocer que no es el mejor que he comido, la crema de queso era suave y ligera, y el bizcocho estaba muy bien hecho, con un ligero toque de licor de café pero sin excederse, como pasa en la mayoría de los sitios. Con un café para acentuar aún más los matices, lo cierto es que fue un excelente final para una comida tan rica.

tiramisú Lugaris Antes de pedir la cuenta, nos invitaron a unos chupitos. Yo pedí una Amarguinha, un licor que no había probado nunca, pero que cuando me dijeron que tenían me animé a catar. Estaba también muy rico.

 En definitiva, he de reconocer que la experiencia en Lugaris fue bastante positiva. El servicio estuvo muy atento a todo y siempre estaban pendientes de llenarnos la copa antes de que se vaciara. No sé cuál será el trato y los platos en un restaurante con estrellas, pero personalmente creo que debe estar muy cerca.

 El precio no resultó tan caro como nos imaginamos en un principio, así que tengo que recomendar encarecidamente este restaurante, sobre todo para una ocasión especial.

 Valoración:
tenedortenedortenedor

Publicar un comentario