martes, 9 de julio de 2019

Ajo negro, una joya culinaria más allá de la moda

Seguro que has oído hablar del ajo negro, porque es uno de los ingredientes de los que más se habla en la actualidad. ¿Pero qué es en realidad, y cuáles son los beneficios que tiene el ajo negro frente al convencional? Si quieres saberlo aquí encontrarás la respuesta.
propiedades del ajo negro

¿Qué es el ajo negro?

Un ajo negro es un ajo normal al que se le ha realizado un proceso de madurado o fermentación en entorno controlado para evitar que se estropee. Este es el responsable de darle el color y la apariencia que tiene, así como un sabor muy particular.
Para que sea adecuado, los ajos debes mantenerse en unas condiciones concretas de humedad, temperatura y tiempo de fermentación. Cuando están listos, se sacan y se procede a su envasado. Empresas como Vori se especializan en la elaboración de esta pequeña joya culinaria.
Si comparas un ajo negro con un ajo convencional, verás que en esencia son iguales. Una cabeza de ajos es muy parecida, salvo por el hecho de tener un tamaño algo menor y un color más oscuro. Cuando pelas uno y lo sacas, es completamente negro, de ahí su nombre.

Ventajas del ajo negro

Además de lo visible, un ajo negro tiene potenciadas sus propiedades. Es un mejor antoxidante y ayuda a cuidar del sistema inmunológico al reforzar las defensas. Por ello se utiliza desde hace muchos siglos en la cocina y medicina tradicional asiática para los cambios de estaciones.
También es bueno para combatir el colesterol malo y regular la cantidad de grasa de la sangre. Y combate problemas como ansiedad o estrés por la cantidad de nutrientes que contiene, siendo un muy buen reconstituyente.

Ajo negro recetas

En el mundo occidental, el ajo negro es casi un recién llegado, aunque ya hay muchas recetas elaboradas con este ingrediente que permiten disfrutar de él con facilidad. Un claro ejemplo de ello es la ya popular mayonesa de ajo negro, que le da a la salsa tradicional un ligero toque tostado que gusta mucho.
También es fácil usar el ajo negro en una tostada de pan, integral a ser posible, con un buen chorro de aceite de oliva. Una delicia que además te servirá para comenzar el día con buen pie.
Si quieres mejorar mucho el sabor de la masa de tu pizza, incorpora un ajo negro picado antes de dejarla reposar. Luego prepara la pizza del modo habitual y verás lo rica que está.
Otra idea es una sopa con ajo negro, sobre todo si le añades ingredientes orientales como las setas Shitake. Con un caldo de pescado tendrás un plato muy intenso y aromático.
Lo cierto es que puedes usarlo en cualquier receta que tenga ajo como ingrediente, cambiando hasta cierto grado los matices de sabor del plato de forma sencilla. Piensa en arroces, legumbres estofadas, carnes y pescados y cualquier otra idea a la que el ajo le siente bien.
¿Has probado ya el ajo negro? ¿Qué ideas se te ocurren para aprovechar sus excelentes propiedades?

0 comentarios:

Publicar un comentario